Arhuacos, sanando al Peñón y el río Samaná.