Casi no llega la segunda oportunidad