Santa Cruz del Islote, una isla llena